Consciencia

buscando por tema

 

¿Por qué se devuelve lo que siembras en la vida?.

Uno de los elementos clave en nuestro desarrollo durante la etapa más infantil, es que la constante actitud de incorporar en nosotros conocimientos genera una saturación en la mente, quedando desatendida la capacidad natural de ser creativos.

Sin creatividad y con un sin fin de datos inconscientes donde buscan trasmitir un modelo de comportamiento concreto y en otras ocasiones aleatorio, forja una manera de aprender más sencilla:  replicar lo que el otro hace y te dice que hagas, sin que pase por el propio auto-discernimiento. Se pierde la capacidad natural del sentido común, que es ser coherentes con lo que sentimos.

Esta forma de aprender implica una serie de situaciones, entre ellas que la coherencia en el modelo de comportamiento propio queda supeditada a algo externo, ahora la coherencia no surge de nuestro interior, del cuerpo, hacemos que ocurra en el espacio de la mente y concretamente en el área racional, donde ser coherente se convierte en ser lógicos. Por un lado llegamos a dos puntos en la situación actual: que depende solo de otros los siguientes pasos en mi propio camino de aprendizaje y la lógica es la herramienta para manejar lo que aprendemos. Si estamos fuera de la lógica, no hay aprendizaje, y este modelo actual es un grave error.

Este modelo genera un derecho a actuar de manera inconsciente creyendo que uno es uno mismo, actuando y comportándote de una manera concreta, y está justificado, es cómodo.

Actuamos desde nuestro ego, que es esa copia, olvidamos conectar con nuestra verdadera esencia personal porque perdimos la conexión con las capacidades racionales relacionadas con lo verdadero, gastando energía en procesos de razonamiento con multitud de datos, que realmente no hemos experimentados, y lo hacemos para estar preparados, ¿para qué nos preparamos?.

Para no fallar, para no ser irresponsable, para ser mejor persona dando por hecho que ya no lo eres, para no ser mal educado, para no molestar a otras personas, para ser un buen hijo, un buen padre, etc…

En este complejo modelo mental fomentado por el estilo de aprendizaje obsoleto, nos olvidamos de nuestros propios actos y maneras de actuar. Nos olvidamos porque nadie nos fomentó el que aprendiéramos de nosotros mismos,

Si no identificas como está siendo tu comportamiento, tu actitud, el otro tendrá derecho a replicar la misma actitud en otro tema relacionado contigo.

Es en este punto donde se produce el retorno de lo que generamos, cuando haces bien, el otro replica tu actitud y en ocasiones te llega devuelta, cuando haces mal, el otro tiene derecho a replicar tu actitud y en ocasiones te regresará mal.

Lo que tú haces puede generar unos comportamientos y acciones en las personas que te rodean, y es por ello que es importantísimo que descubras e identifiques como está siendo tu propio comportamiento, no como una critica, sino como un descubrimiento consciente de ti, para que vuelvas a habitarte a ti mismo, definir como quieres actuar y  llegar a Ser tu potencial, el que verdaderamente eres.

Cuando habitas lo que sientes, cuando habitas lo que dices, cuando habitas lo que piensas, cuando habitas lo que tu cuerpo te dice, has llegado, estas en el Ser, eres Consciente con letra mayúsculas.

Cuando eres Conciente con letra minúscula estas en el hacer, dentro de un modelo de comportamiento aprendido a través de otros, copiado sin revisarlo.

Ambos modelos son válidos,

  • uno pertenece al Ser (observo desde el presente + observo que me pasa=observo que le pasa=comportamiento real=acciones conscientes)
  • y otro al Hacer. (observo desde el pasado o presente + comportamiento ideal= memoria =acciones determinadas por otros=mi acción= mi resultado).

En esta ocasión te propongo entrar en el camino de la Consciencia.

Te propongo una practica:

  1. Pon el foco de tu observación en una acción que realices o hayas realizado. A continuación pregúntate a ti mismo cuál está siendo tu intención en esa acción, lo que quieres en realidad. Obtendrás como respuesta tu comportamiento esencial en ese momento.
  2. Este acto de identificar sobre ti mismo esa etiqueta sobre cómo estás actuando sobre como es tu comportamiento en esa acción, define lo que muestras a los demás, y ellos tienen derecho a hacer lo mismo que tú porque tú lo haces, se lo has mostrado.

El conflicto ocurre cuando eres inconsciente de tu comportamiento y es tu ego el que está actuando a través de algunas acciones.

El ego es todo aquello que actúa dentro de ti haciéndote creer que tienes una necesidad, que te falta algo, y que necesitas cubrir emocionalmente en tu interior, cuando actúa es cuando tienes la sensación de que te falta algo y por eso generas muchos comportamientos que buscan completar y que encajen las piezas en tu mente, para llegar a sentir el equilibrio emocional en tu interior. El ego genera desequilibrio y tu Ser necesita compensar esos desajustes emocionales. Todas esas acciones no son conscientes, buscan satisfacer al ego.

Acciones a incorporar en tu vida:

  1. Te planteo hacer tu vida más consciente. Tener en cuenta que cuando te molesta algo de cómo actúa otra persona, revises si le has enseñado tu mismo a hacerlo así. Es un desajuste natural, si yo no tengo claro lo que quiero contigo y tu me muestras como actúas, yo lo puedo copiar y hacer lo mismo, y cuando tu lo ves en mi llega la tensión y conflicto emocional.
  2. Te planteo activar más tu propio discernimiento, revisa lo que piensas sobre las cosas y asuntos que tienes entre mano, y busca emitir tu propio deseo personal, lo que Tu quieres, dejando de lado buscar una comprensión sobre lo que el otro quizás esté haciendo. Digo quizás porque no lo sabes. En el caso de que ya estés saturad@ de discernir sobre ti, de habitarte de manera constante, tu camino de aprendizaje en este caso es olvidarte de hacerlo, dejar de pensar en todo lo que ocurre, ahí comenzarás a sentir la mejora en tu interior.
  3. Busca pararte ante las situaciones, deja reposar un poco la experiencia que estas viviendo te merecerá la pena, pues aparecerá nueva información en tu interior que te ayudará a comprenderla desde un sentido común más natural, que la coherencia lógica que satura cuando trata constantemente entender lo que pasa, si hay tensión, estás siendo utilizad@ por tu propio ego.

Por último sé feliz y recuerda que eres todo lo que sale de ti, date esperanza, y acepta que tienes muchos comportamientos que no son tuyos y que salen a través de ti, pero son de generaciones anteriores, de modelos de pensar nunca experimentados por lo que los trasmitieron, tampoco son culpables. No hagamos culpables pues en el momento que lo hacemos sentimos tensión en el interior y la experimentamos nosotros en privado, ellos no la sienten ni les llega, no tiene sentido, aprende a dejar que pase la tensión y ese recurso te acompañará el resto de tu vida.

Dedícate a conocerte mejor porque te tienes a mano y porque el camino es conocer tu propio interior y a ti mism@, auto-descubrir el como estas funcionando. Al mismo tiempo, llegará la capacidad de manejar tus propias capacidades. Suerte.

Humberto Varas

– Viveka.

Mi carácter hacer que no consiga vivir mis deseos.

MI CARÁCTER HACE QUE NO CONSIGA VIVIR MIS DESEOS

La importancia del Inconsciente:

Los deseos que no conseguimos se debe a que no escuchamos lo que dice nuestro inconsciente. Si estuviéramos en sintonía con él, todos nuestros deseos se harían realidad.

El inconsciente es esa voz callada que actúa en algunas situaciones de nuestra vida. En Coaching se le denomina la “columna izquierda”. El ego guardó rencor, maneras de actuar protectoras, creó un mecanismo que evitaría hacernos sentir tensión y dolor emocional, y forjó un ente que desde el interior conversa con nosotros en el día a día.

Sin embargo está obsoleto.

Le dices a una persona que te encantará verla, pero dentro de ti aparece una frase que habla contigo diciendo, “no tengo ganas”. Hay personas que experimentan una disociación entre lo consciente y lo inconsciente, me incluyo, por eso lo puedo contar. Uno puede tener ideas buenas, un deseo a futuro, por ejemplo debemos ser honestos y conscientes, buenas personas, sin embargo esa persona después no muestra que sea honesta, consciente, ni buena persona.

Hace poco observé a uno que dice que en las escuelas de coaching está de moda tener su propia metodología, y va y crea una. No porque la tenga, porque es su deseo, pero sin saber lo que significa crearla. Sus motivos comerciales, el inconsciente puede estar diciendo, tienes que ganar y no quedarte atrás, pero lo que ofrecerá después será irreal.

Existen desde mi observación, tres tipos de relación con nuestro inconsciente:
1. No existe la dualidad, la persona está alineada y fluye desde su Ser.
2. No existe la escucha sobre lo que está diciendo.
3. Hemos negado su existencia o no nos han presentado pero interviene en nosotros.

En el tercer caso, observamos que suele ser difícil de inicio el que uno hable consigo mismo, con su verdadero interior, es una falta de costumbre de años. En el segundo no me entero y adecuo mi carácter socialmente y continuo el proceso de vida. En el primer caso la persona hace aquello que predica.

Mi experiencia personal es darme cuenta de que mi inconsciente ha sido quien me ha bloqueado para aprender, para avanzar en ser mejor persona, porque se ha mostrado en aquellos momentos donde tenía que escuchar a otras personas para avanzar, y si en ese momento hubiera podido escucharlo podría haber mediado de otra manera, haber actuado desde otro lugar, y hoy estaría viviendo mis deseos. No es fácil asumir la responsabilidad de que los resultados que obtengo en mi vida tienen que ver conmigo y mis recursos personales. Sin embargo, es en nuestra forma de actuar lo que hace que los deseos se alejen, y actuamos en base a como nos sentimos y pensamos sobre la vida y los elementos que la componen.

Los deseos están para vivirlos si los quieres, aunque también reconozco que te adaptas y aceptas las cosas que van sucediendo, pero están ahí si quieres. Me entristece descubrir que todo aquello que he deseado pudo haber sido real si me hubiera parado a hablar conmigo y a escucharme lo que me digo internamente.

Esta es la oportunidad del Coaching, las personas queremos cosas que nos ayuden a mejorar y el coaching está ayudando a que las personas se escuchen, para que puedan encontrar las soluciones, los recursos y el siguiente paso.

Al fin, queremos ser felices. ¿hay alguien que no?

TIPS

De alineación personal con tu deseo:

1. Alinéate. Descubre cómo actúas, como estas pensando, como sientes en las situaciones que quieras abordar.
2. Céntrate sólo en aquellas situaciones que puedan limitar para vivir aquello que deseas y quieres. ¿me puede estar limitando?
3. Define tu deseo mejor. ¿Es este deseo algo que me llena plenamente?. ¿Seguiría toda una vida con el resultado de ese deseo en mi?, ¿al final lo dejaría de lado y seguiría buscando?, ¿qué?. ¿Este deseo me define como persona?.

Para escuchar al inconsciente:
1. ¿Qué más me estoy diciendo sobre este tema?
2. ¿Qué me digo oculto?
3. ¿Esto que me digo interiormente es imaginario? ¿lo estoy imaginando?. ¿Qué experiencia hizo que decidiera pensar así?

Una conversación con nuestro inconsciente nos facilita conocer que es aquello que necesitamos cambiar, para conseguir aquello que se nos resiste y aquello que se nos repite una y otra vez que no queremos en ella.

Buena vida y buen coaching.

Humberto

Racionalidad y Espiritualidad

Espiritualidad y Racionalidad:

La persona espiritual cuando expresa lo está haciendo desde la cuántica actual y no es consciente de ello, es consciente de su experiencia personal y la expresa desde sus propias palabras, pero a una mente racional le cuesta comprenderlas.

La persona racional aún no sabe que la cuántica que se está descubriendo ya está ocurriendo en uno mismo, cuando piensa por ejemplo, usa una información creativa que no está contrastada científicamente. La persona racional se guía por un presente predefinido, donde lo que es se encuentre basado en hechos.

La persona espiritual vive en su creatividad y el sentido que recibe en su mente reconoce que no ha sido generado por el, por ello siente que vive en el todo, y esa información que recibe, le está dando un sentido a la realidad que observa, y las piezas encajan, aparece una coherencia interior.

La persona racional aplica la coherencia en un detalle conciso, las cosas no son de varias formas, son de una sola, o blanco o negro, se para en el detalle desde esta premisa lógica. Si lo que observo antes fue predefinido y mi memoria me recuerda el resultado acertado, esto que observo y afirmo pertenece a lo real, lo que no no lo entiendo porque mi proceso de razonamiento se basa en lo anterior descubierto. la persona espiritual busca un significado mayor sobre lo que observa.

La persona espiritual suele vivir en el futuro, la racional en el pasado, pero ¿donde queda la experiencia del presente?.

Ambas dimensiones pertenecen al ser humano y ambas hacen que perdamos la experiencia directa con el momento del presente, porque bien incluimos el pasado en el presente o bien el futuro en el.

En el presente está lo nuevo. El pasado fue lo que fue, lo que hemos vivido, con quién hemos vivido y cómo han sido las experiencias que hemos vivido, cómo las hemos interpretado y grabado en nuestra memoria. El presente es lo que sucede a cada instante, la apertura a lo nuevo que deseas te permite estar atento a un presente nuevo. Cuando esperas que se repita lo que ya conoces el presente se muestra de la misma forma, cuando tratas de determinar que ha sido el presente ya no estás en él. Estar presentes significa pararnos sin pensar, sin recordar, sin acción, en este instante, sin creatividad, y si vives la experiencia de no interpretar conectas con él. Observar y hacer consciente la experiencia que existe aquí ahora mismo, ahí mismo donde te encuentras ahora, a tu alrededor, en unos metros cuadrados junto a ti, justo donde estas situado. El presente ocurre en el espacio justo que hay junto a ti.

Por supuesto, el presente es infinito, en este instante cada ser humano está viviendo su presente, en su espacio de metros junto a él, cada individuo está experimentando su presente. Cuando vivimos en el futuro, sentimos emociones, miedo, alegría, tristeza, cuando vivimos en el pasado sentimos emociones, tristeza, alegría, miedo. Cuando estamos presentes experimentamos las emociones sin más o si eres observador contemplativo y consciente no vives ninguna,, estas en el estado que denomino Eumoción o equilibrio emocional.

Crecer con la racionalidad o con la espiritualidad es cuestión de actitud. Creamos aquella realidad que decidimos pensar sobre ella, aquello que piensas que deseas ocurre, cuando te abres a esperar que aparezca y no te pones en modo de espero verlo racionalmente. Lo racional organiza datos, lo espiritual observa cambios.

La persona racional no suele reconocer que en su manera de funcionar en sus discernimientos es espiritual. La persona espiritual no suele reconocer que su proceso mental es racional.

Ambas forman parte de nuestro cerebro. La física cuántica y la meta-cuántica un día se harán amigos y trabajaran en equipo, sólo entonces comprenderemos como está funcionando nuestro cerebro y nuestras capacidades inter-relacionadas entre las que son conscientes y las inconscientes, donde ambas están activas todos los días y a todas horas en nuestra vid.i

Saludos, espirituales y racionales.
Saludos, racionales y espirituales.
Todo exóticos y maravillosos.!
Viveka.

Cambiar nuestras gafas de Observar

Quiero contaros como funciona nuestro proceso de observación, desde los juicios hasta la observación transparente.

El decidir observar nos predispone a emitir un juicio sobre lo que vayamos a observar. Nuestra intención al observar marcará la información que generemos sobre ello, por tanto estemos atento a identificar desde donde nos estamos colocando a emitir el juicio.

Si tu idea es buscar lo negativo de una situación, a continuación tu observador observará en esa dirección y seleccionará la información referente a ello, dejando de lado otra información disponible.

A continuación sumarás la información obtenida que recuerda es selectiva, (porque podrías elegir otras gafas con las que mirar, por ejemplo, lo positivo).. sumarás la información seleccionada y generarás la conciencia de la situación observada, una etiqueta personal que determinará tu experiencia con la situación en una sola palabra.

Has clasificado la experiencia, y ahora irás a la siguiente clasificación , por ello nos convertimos en juicios con patas (frase de elena polidura), que determinan las experiencias y ello nos hace conocer o comprender las situaciones.

Pero estemos atento, porque lo ha generado ¿quien?, nuestra mente. Creemos que la experiencia externa fue lo que nuestra mente determinó, y dejamos de saber que la experiencia externa es más amplia de lo determinado por nuestra mente. En ese lugar, en ese mismo instante, ocurrieron mil detalles diferentes, momentos diferentes complementarios a esa situación, lo cual nos permitirá generar nuevas perspectivas diferentes sobre ella.

Por tanto la realidad es aquella que determinamos a través de nuestros juicios y de la selección de datos elegida previamente a pensar sobre ella. La determinación de la experiencia está condicionando nuestra memoria posterior, donde recordaremos aquello que nos dijimos de la experiencia o situación determinada.

¿Cuando podemos ver directamente la realidad?, cuando el observador que utilizamos no busca generar un juicio, sino que busca observar lo que es sin más, sin enjuiciarlo. Aquí nuestro observador incorpora elementos verdaderos, no ideados, no buscando un hilo conductor, y es esa observación de varios de esos elementos lo que nos permite generar una conclusión o determinación veraz, una realidad no interpretada, no buscada de antemano.

Para poder utilizar este observador natural y neutral, es necesario estar presente y mejor dicho, tener ya un hábito en nuestra mente de no estar en el futuro ni en el pasado, sino abierta al presente.

Recomiendo ver video de Elena Polidura y sus intervenciones sobre los Juicios

Humberto Varas