Competencias del Coach

now browsing by category

 

Generando Opciones y Planes de Acción en el Cliente.

Explorando las Opciones de Acción en el coachee

 
"Es mejor tener varias opciones que no tenerlas e incluso mejor que tener solo una"

Para mi existen tres elementos básicos e imprescindibles en una sesión de coaching:

1. Que exista un acuerdo y un objetivo basado en las necesidades del Cliente.
2. Que exista aprendizaje durante la sesión.
3. Que exista un plan de acción concreto.

GENERANDO ACCIÓN – Método Humberto Varas

Para realizar en tu coaching o bien para hacerlo contigo mismo.

  1. ¿A donde quieres llegar?
    (se pregunta hacia el futuro próximo. Resuelve el objetivo final de la sesión o medición del éxito)
  2. ¿Qué pasos puedes dar?.a) Aquí realizamos una lista de opciones antes de profundizar en la acción, no damos por hecho que es el plan de acción definitivo.
    b) Hacemos una lista de posibles opciones de acción, y exploraremos en el paso 4 cada una.
  3. De todos estas opciones, ¿cuál te conecta contigo?, ¿cual abordarías primero?, ¿cual eliges?
    Damos a elegir el próximo paso.
  4. Una vez ha elegido una opción de acción, establecemos el plan de acción.¿cómo lo harás?, ¿qué vas a hacer?, ¿cuales son los pasos?.
    La persona descubre y define todos los elementos necesarios a explorar y cerrar para llevar a la acción su aprendizaje o avance.
  5. Preguntamos por el compromiso: ¿del 1 al 10, como de comprometid@ estas con esta acción?.
  6. ¿Cual es tu grado de motivación con esta acción?
  7. ¿Qué va a suponer esta acción para tu vida? ¿cuanto te acerca a tu objetivo esta acción?.


PROFUNDIZANDO

SITUANDO LA EXPLORACIÓN DE LA ACCIÓN

Centrándome en el plan de acción, existen varios elementos que nos pueden focalizar en esta fase. Explorar la acción se puede dar directamente cuando existe un objetivo definido por la persona, (-“Quiero explorar mi viaje a africa”). ¿Qué vas a hacer en Africa?, ¿Cual será el primer paso que darás?, ¿y el siguiente?.

o bien se puede explorar por el Coach en la fase final de la sesión. – y ahora con este aprendizaje, ¿qué opciones para aplicarlo tienes?. – y ahora desde esta perspectiva que estas mirando, ¿donde podrías aplicarlo?.

GENERANDO UN PLAN DE ACCIÓN

Paso 1: EXPLORANDO LAS OPCIONES.

Para explorar las opciones que tiene la persona para llevar a cabo una acción, le podemos preguntar:

  • ¿qué opciones tienes?, ¿donde puedes aplicar esto que comentas?, ¿cual es el próximo paso que puedes dar?.
  • El coachee puede indicar una opción que podrá ser su siguiente paso.
  • Sin  embargo el coach antes de pasar a elaborar el plan de acción para el coachee, le preguntará por qué más opciones tiene. Este punto es importante, muchos coaches se centran solo en la primera opción que indica el cliente y no explora más allá, directamente suelen pasar al plan de acción.

Paso 2: ELIGIENDO

Una vez tenemos la lista de opciones, ofrecemos al coachee o cliente elegir entre ellas la que será aquella asumible y más cercana a su momento actual de la sesión.

¿Cual de las opciones exploradas te conecta para llevar a la experiencia?. ¿Cual de las opciones te va a proporcionar un verdadero avance en lo que quieres? o para tu objetivo?

Paso 3: ELABORAR LA ACCIÓN

¿Cómo lo vas a hacer?, ¿qué necesitas?.
¿Qué compromiso tienes con esta acción?

ESTRUCTURA DEL HACER

Cuando desarrollamos un plan de acción para nuestro cliente, el foco de exploración es ir hacia adelante, llegar hasta el final de los elementos que vayan apareciendo. El cliente que vive mentalmente en el hacer, necesita pararse a pensar cual será el resultado de su próxima acción, por ello necesita al coach, para tener a alguien delante que le permita explorar las distintas opciones de futuro. Son personas que cuando en su mente recorren una lista de acciones y lo que le permitirán hacer esas acciones, que serán más acciones, sienten en su interior la emoción de esa proyección mental, y ello determinará el conocer si van por el buen camino.

Ejemplo:

-¿qué vas a hacer para ese viaje a Africa?, … -mmm, pues organizaré una planificación del viaje en una agencia de viajes.
– ¿y que mas?, -miraré una página web para buscar y conocer qué actividades se pueden hacer.
– ¿y qué más puedes hacer?, -hablaré con un amigo para que me oriente ya que estuvo allí.
– y qué le vas a decir a tu amigo?, -que me diga donde puedo alojarme.
– y qué vas a hacer con lo que te diga?, -elegir el mejor lugar.
– y cómo lo vas a hacer?, -lo veré más adelante.

Si observas, se puede profundizar tanto como sigamos preguntando, y la persona va conociendo y ampliando la información sobre qué necesitará para avanzar y llegar a lo que quiere.

Aquí no se le pregunta por ¿qué te lleva a ir a Africa?. no necesitamos preguntar hacia que genere nuevo aprendizaje, cuando estamos en el plan de acción hemos de recorrer todo el marco de acciones que hará el coachee. Es una dirección y foco lineal hacia la derecha.

acción: ———————–>
———————->
———————>

No es lo mismo preguntar por lo que puede aprender en sus acciones, que hacerle pensar sobre las acciones que hará.

¿Cuando sabremos que hemos explorado todo lo que había por explorar del coachee?.
Cuando notemos o el coachee nos diga que ya ha llegado a decir todo lo que tenia que pensar.
Experiencias como: -ya esta bien, con estos es suficiente,  -no sé más, -no sé… u observar que deja de responder fluidamente, son indicadores que nos hacen reconocer que lo explorado en esa acción hasta ahora es lo máximo. En el ejemplo anterior cuando dice 2lo veré más adelante, indica que no quiere seguir explorando ese camino.
A continuación volveré a explorar otras de las opciones planteadas.

Buen Coaching.

Humberto Varas

Mentor Coach.
Máster Coach Integral
www.humbertovaras.com

 

Cambiar nuestras gafas de Observar

Quiero contaros como funciona nuestro proceso de observación, desde los juicios hasta la observación transparente.

El decidir observar nos predispone a emitir un juicio sobre lo que vayamos a observar. Nuestra intención al observar marcará la información que generemos sobre ello, por tanto estemos atento a identificar desde donde nos estamos colocando a emitir el juicio.

Si tu idea es buscar lo negativo de una situación, a continuación tu observador observará en esa dirección y seleccionará la información referente a ello, dejando de lado otra información disponible.

A continuación sumarás la información obtenida que recuerda es selectiva, (porque podrías elegir otras gafas con las que mirar, por ejemplo, lo positivo).. sumarás la información seleccionada y generarás la conciencia de la situación observada, una etiqueta personal que determinará tu experiencia con la situación en una sola palabra.

Has clasificado la experiencia, y ahora irás a la siguiente clasificación , por ello nos convertimos en juicios con patas (frase de elena polidura), que determinan las experiencias y ello nos hace conocer o comprender las situaciones.

Pero estemos atento, porque lo ha generado ¿quien?, nuestra mente. Creemos que la experiencia externa fue lo que nuestra mente determinó, y dejamos de saber que la experiencia externa es más amplia de lo determinado por nuestra mente. En ese lugar, en ese mismo instante, ocurrieron mil detalles diferentes, momentos diferentes complementarios a esa situación, lo cual nos permitirá generar nuevas perspectivas diferentes sobre ella.

Por tanto la realidad es aquella que determinamos a través de nuestros juicios y de la selección de datos elegida previamente a pensar sobre ella. La determinación de la experiencia está condicionando nuestra memoria posterior, donde recordaremos aquello que nos dijimos de la experiencia o situación determinada.

¿Cuando podemos ver directamente la realidad?, cuando el observador que utilizamos no busca generar un juicio, sino que busca observar lo que es sin más, sin enjuiciarlo. Aquí nuestro observador incorpora elementos verdaderos, no ideados, no buscando un hilo conductor, y es esa observación de varios de esos elementos lo que nos permite generar una conclusión o determinación veraz, una realidad no interpretada, no buscada de antemano.

Para poder utilizar este observador natural y neutral, es necesario estar presente y mejor dicho, tener ya un hábito en nuestra mente de no estar en el futuro ni en el pasado, sino abierta al presente.

Recomiendo ver video de Elena Polidura y sus intervenciones sobre los Juicios

Humberto Varas

Aprendizaje desde lo Imperfecto, o desde lo Perfecto

“Permitirte vivir la experiencia del directo, te lleva a observar lo imperfecto de ti mism@, te atreves a vivir aquello que no conoces, y es ahí fuera de tu zona de confort donde te llevas el aprendizaje”.

Entre las infinitas maneras de aprender, observemos lo concerniente al aprendizaje cuando queremos ejercerlo desde lo imperfecto, y cuando desde lo perfecto.

Podemos buscar lo mejor, o podemos buscar experimentar nuestras imperfecciones, para cambiarlas y mejorarlas. La cuestión está en si me lo permito.

APRENDER DESDE LO IMPERFECTO:

Nos permite equivocarnos, pues atenderemos sobre aquello que pueda ser negativo o no sea perfecto, desarrollando así la intención de cambio, y el paso a una acción diferente para mejorarnos.

Este estilo de aprendizaje, mejora el propio desempeño, pues desarrolla capacidades y competencias por uno mismo, está en tu propia mano hacerlo. Requiere acción y evitar la costumbre de la comodidad, la que nos acomoda en que nos lo den hecho.

La ventaja se encuentra en que te facilita hacerlo desde la propia experiencia, y este recurso generado de aprendizaje podrás utilizarlo en cualquier otro momento y situación. Es un recurso universal para ti.

Así mismo, aceptas el miedo a meter la pata y equivocarte, recuperando la espontaneidad, ante el nuevo aprendizaje. Leer más …