espiritualidad

now browsing by tag

 
 

Racionalidad y Espiritualidad

Espiritualidad y Racionalidad:

La persona espiritual cuando expresa lo está haciendo desde la cuántica actual y no es consciente de ello, es consciente de su experiencia personal y la expresa desde sus propias palabras, pero a una mente racional le cuesta comprenderlas.

La persona racional aún no sabe que la cuántica que se está descubriendo ya está ocurriendo en uno mismo, cuando piensa por ejemplo, usa una información creativa que no está contrastada científicamente. La persona racional se guía por un presente predefinido, donde lo que es se encuentre basado en hechos.

La persona espiritual vive en su creatividad y el sentido que recibe en su mente reconoce que no ha sido generado por el, por ello siente que vive en el todo, y esa información que recibe, le está dando un sentido a la realidad que observa, y las piezas encajan, aparece una coherencia interior.

La persona racional aplica la coherencia en un detalle conciso, las cosas no son de varias formas, son de una sola, o blanco o negro, se para en el detalle desde esta premisa lógica. Si lo que observo antes fue predefinido y mi memoria me recuerda el resultado acertado, esto que observo y afirmo pertenece a lo real, lo que no no lo entiendo porque mi proceso de razonamiento se basa en lo anterior descubierto. la persona espiritual busca un significado mayor sobre lo que observa.

La persona espiritual suele vivir en el futuro, la racional en el pasado, pero ¿donde queda la experiencia del presente?.

Ambas dimensiones pertenecen al ser humano y ambas hacen que perdamos la experiencia directa con el momento del presente, porque bien incluimos el pasado en el presente o bien el futuro en el.

En el presente está lo nuevo. El pasado fue lo que fue, lo que hemos vivido, con quién hemos vivido y cómo han sido las experiencias que hemos vivido, cómo las hemos interpretado y grabado en nuestra memoria. El presente es lo que sucede a cada instante, la apertura a lo nuevo que deseas te permite estar atento a un presente nuevo. Cuando esperas que se repita lo que ya conoces el presente se muestra de la misma forma, cuando tratas de determinar que ha sido el presente ya no estás en él. Estar presentes significa pararnos sin pensar, sin recordar, sin acción, en este instante, sin creatividad, y si vives la experiencia de no interpretar conectas con él. Observar y hacer consciente la experiencia que existe aquí ahora mismo, ahí mismo donde te encuentras ahora, a tu alrededor, en unos metros cuadrados junto a ti, justo donde estas situado. El presente ocurre en el espacio justo que hay junto a ti.

Por supuesto, el presente es infinito, en este instante cada ser humano está viviendo su presente, en su espacio de metros junto a él, cada individuo está experimentando su presente. Cuando vivimos en el futuro, sentimos emociones, miedo, alegría, tristeza, cuando vivimos en el pasado sentimos emociones, tristeza, alegría, miedo. Cuando estamos presentes experimentamos las emociones sin más o si eres observador contemplativo y consciente no vives ninguna,, estas en el estado que denomino Eumoción o equilibrio emocional.

Crecer con la racionalidad o con la espiritualidad es cuestión de actitud. Creamos aquella realidad que decidimos pensar sobre ella, aquello que piensas que deseas ocurre, cuando te abres a esperar que aparezca y no te pones en modo de espero verlo racionalmente. Lo racional organiza datos, lo espiritual observa cambios.

La persona racional no suele reconocer que en su manera de funcionar en sus discernimientos es espiritual. La persona espiritual no suele reconocer que su proceso mental es racional.

Ambas forman parte de nuestro cerebro. La física cuántica y la meta-cuántica un día se harán amigos y trabajaran en equipo, sólo entonces comprenderemos como está funcionando nuestro cerebro y nuestras capacidades inter-relacionadas entre las que son conscientes y las inconscientes, donde ambas están activas todos los días y a todas horas en nuestra vid.i

Saludos, espirituales y racionales.
Saludos, racionales y espirituales.
Todo exóticos y maravillosos.!
Viveka.